AAS 500mg 20 comprimidos

1,36 €


Añadir a la lista de deseos


Descripción:

AAS 500mg produce alivio sintomáticos del dolor leve o moderado como dolor de muelas, cabeza, lumbalgia, contracturas, dismenorrea y en procesos febriles. 

Más detalles

Código Nacional: 672905

¿Por qué elegirnos?

Gastos de envío
Gastos de envío gratis

Envíos gratuitos en pedidos de más de 70€

Pago Online Seguro
Pago online seguro

Mediante tarjeta de crédito o paypal

Atención al Cliente
Atención al cliente

Llame al 957 944 601, a través del chat online o por email.

Envío Express
Envío Express

Reciba su pedido en su casa en menos de 48h

Descuentos Exclusivos
Descuentos exclusivos

Para clientes en una gran cantidad de artículos

¿Para qué sirve AAS 500mg?

AAS 500mg está indicada para el alivio sintomático del dolor leve o moderado, medicamento ideal para tratar el dolor de cabeza, de muelas, problemas musculares como lumbalgias, contracturas y torticulis...actuando también frente a los procesos febriles sea el origen que sea.

¿A qúe se debe su efecto?

AAS está compuesto por 500mg de ácido acetil salicílico que es un principio activo con varias acciones análgésico, antipirético, antiinflamatorio y antiagregante plaquetario.

Está combinación de acciones le confiere a la AAS propiedades ideales para su uso ante el dolor y procesos que cursen con algo de inflamación y fiebre actuando como termoregulador.

El ácido acetilsalicílico en bajas dosis es utilizado como antiagregante plaquetario.

¿Cómo tomar AAS 500mg?

Está indicado para adultos y niños mayores de 16 años cuya posología con acción analgésica y antipierética será de un comprimido cada 4- 6 horas según el dolor o la fiebre que presente el paciente, no susperar la dosis de 4 gramos de AAS en 24 horas.

Tomar los comprimidos mientras se presenten síntomas, en el momento en los que estos desaparezcan suspender la medicación.

En niños y menores de 16 años está totalmente desaconsejado en pacientes con riesgo de susfrir el Síndrome de Reye, por este motivo ya no se comercializa la Aspirina infantil para niños.

Tomar los comprimidos con agua tras las comidas ó con un vaso de leche, si se administra de manera crónica con dosis elevadas se recomienda tomar gran parte de la dosis por la noche junto con la comida.

Si tras 7 días de tratamiento no cesa el dolor o si tras 3 días la fiebre no disminuye suspenda la medicación y acuda al médico.

Se desaconseja la ingesta de bebidas alcohólicas durante el tratamiento y si el paciente se va a someter a alguna intervención como extracción dental se recomienda suspender la medicación 5-7 días antes para evitar problemas de coagulación.

¿Presenta LA ASPIRINA AAS algún efecto adverso?

Sí, puede presentar problemas de ototoxicidad por lo que hay que hay que controlar que no haya problemas de audición.

Importantes problemas por síndrome de Reye, motivo por el cual no se administra a niños menores de 16 años.

Precaución en personas con problemas de coagulación ya que interfiere, en diabéticos a dosis elevadas puede producr hipoglucemia.

En personas con hipertensión hay que llevar un control de la tensión ya que interfiere en algunos fármcos antihipertensivos.

¿Presenta lactosa, sacarosa...?

Presenta sacarosa por lo que las personas con intolerancia a la sacarosa o diábeticos deberán de controlar o no usar La AAS 500mg.

AAS 500mg es un medicamento de Laboratorios Sanofi.

 

Prospecto del Artículo
672905 AAS 500 MG 20 COMPRIMIDOS

ACCIÓN Y MECANISMO
- ANALGESICO, ANTIPIRETICO, ANTIINFLAMATORIO y ANTIAGREGANTE PLAQUETARIO.
* Acción analgésica: produce analgesia al actuar a nivel central sobre el hipotálamo y a nivel periférico bloqueando la generación de impulsos dolorosos, mediante el bloqueo de la síntesis de prostaglandinas mediada por la inhibición de la ciclooxigenasa.
* Acción antiinflamatoria: inhibe la síntesis de prostaglandinas y otros mediadores de la inflamación.
* Acción antipirética: reduce la temperatura anormalmente elevada al actuar sobre el centro termorregulador del hipotálamo y producir vasodilatación periférica. La vasodilatación aumenta la sudoración y por tanto la pérdida de calor.
* Acción antiagregante plaquetaria: Origina inhibición irreversible (acetilación) del enzima ciclooxigenasa, que interviene en la síntesis de precursores comunes de tromboxanos (proagregantes) y prostaciclina, PGI2 (antiagregante). El predominio de la acción antiagregante se debe a que la prostaciclina es sintetizada por células endoletiales vasculares, capaces de producir nuevas moléculas de ciclooxigenasa tras la inactivación inicial por el ácido acetilsalicílico. Por el contrario, las plaquetas (que son fracciones celulares y, que por tanto, carecen de núcleo), son incapaces de producir nuevas moléculas de ciclooxigenasa, con lo que no se sintetizan precursores de los tromboxanos.

FARMACOCINÉTICA
Vía oral:
- Absorción: Tras la administración oral de ácido acetilsalicílico, la absorción es rápida y completa (la absorción de la forma microencapsulada se retrasa, pero continúa hasta ser completada). La absorción es menor en los estadios iniciales de la enfermedad de Kawasaki, para retornar después a valores normales. La Cmax se alcanza, generalmente al cabo de 1-2 horas con dosis únicas. Puede ser más rápida con las formas farmacéuticas líquidas.
El acetilsalicilato de lisina es un profármaco del ácido acetilsalicílico, con mejor solubilidad que éste. Permite alcanzar concentraciones plasmáticas con mayor rapidez que con las formas convencionales de ácido acetilsalicílico.
Alimentos: Los alimentos disminuyen la velocidad de absorción, pero no la cantidad final absorbida.
- Distribución: El ácido acetilsalicílico y el ácido salicílico se unen parcialmente con las proteínas séricas, y principalmente con la albúmina. El grado de unión a proteínas plasmáticas es del 80-90%. El ácido acetilsalicílico y el ácido salicílico se distribuyen en el fluido sinovial, el sistema nervioso central y la saliva. El ácido salicílico cruza fácilmente la placenta, y a dosis altas, pasa a la leche materna.
- Metabolismo: Sufre amplio metabolismo hepático.
- Eliminación: La vida media del ácido acetilsalicílico es muy corta (15-20 minutos) puesto que se transforma rápidamente en la mucosa digestiva, hígado y plasma en ácido salicílico por desacetilación, siendo la semivida de este de 2-3 horas. El ácido salicílico procedente de la hidrólisis del ácido acetilsalicílico o de los salicilatos, se elimina con la orina, parte metabolizado como ácido salicilúrico (80%) y parte en forma de conjugados con glucurónidos (15%) y glicina. La tasa de formación de los metabolitos de la glicina y del ácido glucurónico es saturable. La proporción que se excreta inalterada es pH-dependiente (orina ácida: 5%; orina alcalina: hasta un 85%).
Diálisis: los salicilatos y su metabolitos son rápidamente aclarados por hemodiálisis (hay datos de aclaramiento de salicilatos de 35-100 ml/minutos). El aclaramiento por diálisis peritoneal es menor y más lento.

INDICACIONES
- FIEBRE. Tratamiento sintomático de estados febriles de cualquier naturaleza.

- DOLOR. Tratamiento del dolor de intensidad leve a moderado, como CEFALEA, ODONTALGIA, DISMENORREA, CONTRACTURA muscular o LUMBALGIA.

POSOLOGÍA
500 mg de ácido acetilsalicílico corresponden a 900 mg de acetilsalicilato de lisina.1000 mg de ácido acetilsalicílico corresponden a 1800 mg de acetilsalicilato de lisina.

- Adultos y adolescentes mayores de 16 años, oral:
* Analgésico y antipirético: 500 mg/4-6 horas.
La utilización del ácido acetilsalicílico esta supeditada a la aparición de síntomas dolorosos o febriles, por lo que se suspenderá el tratamiento cuando estos desaparezcan.
La dosis máxima recomendada es de 4 g/24 horas.

- Niños y adolescentes menores de 16 años, oral: El ácido acetilsalicílico está contraindicado en estos pacientes ante el riesgo de síndrome de Reye.

INTERACCIONES
- Acetazolamida. El AAS ha dado lugar a aumentos de los niveles de acetazolamida de hasta el 80-200%, probablemente por desplazamiento de la unión a proteínas plasmáticas. Existe riesgo de intoxicación, por lo que se recomienda evitar la administración. Además, la acetazolamida podría dar lugar a acidosis sistémica, por lo que podría retrasar la eliminación de salicilatos. Aunque no se han registrado casos de esta interacción con otros inhibidores de la anhidrasa carbónica, no se puede descartar.- Acidificantes urinarios (ácido ascórbico, cloruro amónico, metionina) o alcalinizantes urinarios (antiácidos absorbibles). El AAS es un ácido débil cuya eliminación en orina depende del pH urinario. Aquellos fármacos que disminuyan el pH, disminuirán la eliminación renal, mientras que aquellos que aumenten el pH darán lugar a un aumento de la eliminación.- Ácido tiludrónico. Se ha detectado la interacción en términos farmacocinéticos, ya que el AAS podría disminuir la biodisponibilidad del tiludronato hasta un 50% cuando se toma en la hora siguiente al tiludronato. Se recomienda distanciar las administraciones de estos medicamentos al menos 2 horas.- Ácido valproico. Se han dado casos de aumento de los niveles de valproato asociados a la administración de AAS. La interacción podría deberse a la competición entre ambos fármacos por un mismo mecanismo de eliminación renal. Podría ser necesario un reajuste posológico.- AINE. La administración conjunta de AAS junto con otros AINE, incluidos los coxibes, podría aumentar el riesgo de úlcera péptica y hemorragia gástrica. Además, se ha comprobado que el AAS podría reducir los niveles plasmáticos de otros AINE, sobre todo aquellos con estructura arilpropiónica como el ibuprofeno.-Aliskiren. Posible reducción del efecto antihipertensivo de aliskiren (los AINE actúan sobre el sistema renina-angiotensina). En pacientes con la función renal comprometida (deshidratados o de edad avanzada) puede precipitarse el deterioro de la función renal (posible insuficiencia renal aguda, normalmente reversible). Precaución, especialmente en ancianos, monitorizando el efecto antihipertensivo y la función renal.- Antiácidos. Los antiácidos podrían retrasar y disminuir la absorción del AAS. Además, los antiácidos absorbibles podrían aumentar la eliminación de AAS.- Antiagregantes plaquetarios, incluyendo pentoxifilina. El clopidogrel y la ticlopidina podrían potenciar los efectos antiagregantes del AAS. Por su parte, el dipiridamol ha aumentado en estudios farmacocinéticos un incremento de la Cmax y del AUC del 31,5% y del 37% respectivamente, debido probablemente a la inhibición del metabolismo, con el consiguiente riesgo de toxicidad. En el caso de prasugrel, la administración concomitente esta indicada, puesto que la eficacia y seguridad de prasugrel se estudió en pacientes que recibían AAS. - Anticoagulantes orales. El AAS ha dado lugar a una potenciación de los efectos de anticoagulantes como el acenocumarol, con el consiguiente riesgo de hemorragias, sobre todo de origen gástrico. Dicha interacción podría deberse a los efectos hipoprotrombinémicos del AAS a altas dosis (más de 3 g) o a la inhibición de la agregación plaquetaria. La administración de dosis puntuales de AAS parece no entrañar un gran riesgo. Sin embargo, se aconseja evitar la asociación en pacientes tratados con AAS durante largos períodos, empleando salicilatos u otros AINE sin efectos antiagregantes plaquetarios, y si no fuera posible, extremar las precauciones y controlar el INR.- Antiulcerosos. En estudios farmacocinéticos se ha comprobado que el aumento del pH gástrico producido por los antihistamínicos H2 o los inhibidores de la bomba de hidrogeniones podría aumentar la absorción de AAS, con el posible riesgo de intoxicación. En caso de pacientes que reciban altas dosis de AAS podría ser necesario una disminución de la posología.- Barbitúricos. El AAS podría aumentar las concentraciones de barbitúricos, con el consiguiente riesgo de intoxicación.- Beta-bloqueantes. La administración de AAS a dosis elevadas, superiores a 2 g, ha dado lugar a una disminución de los efectos antihipertensivos de los beta-bloqueantes. Aunque se desconoce la causa, probablemente pudiera ser debido a la inhibición de la síntesis de prostaglandinas, que parecen mediar en los efectos antihipertensivos de los beta-bloqueantes. Se recomienda por lo tanto evitar tratamientos con altas dosis de AAS en pacientes tratados con un beta-bloqueante.- Ciclosporina. Los AINE podrían aumentar la nefrotoxicidad por ciclosporina. Se recomienda evaluar periódicamente la funcionalidad renal, sobre todo en ancianos.- Corticosteroides. Existe un mayor riesgo de daño sobre la mucosa gástrica. Además, parece que los corticoides podrían reducir los niveles plasmáticos de AAS, aunque el mecanismo no está claro. No obstante, se cree que podría ser debido a un aumento de la filtración glomerular y una disminución de la reabsorción tubular. Por su parte, el AAS podría desplazar de su unión a proteínas a los corticoides, dando lugar a efectos tóxicos.- Digoxina. El AAS podría aumentar las concentraciones de digoxina, aumentando el riesgo de intoxicación. Puede ser necesario un reajuste posológico.- Diuréticos. En varios ensayos se ha podido comprobar que el AAS podría reducir ligeramente los efectos diuréticos de fármacos como la furosemida, y los natriuréticos de la espironolactona. Además, podría ser más frecuente la aparición de insuficiencia renal aguda, sobre todo en pacientes deshidratados tratados con diuréticos tiazídicos.- Fármacos ototóxicos. El AAS podría aumentar la ototoxicidad de fármacos como aminoglucósidos, cisplatino, eritromicina, furosemida o vancomicina, especialmente con dosis elevadas.- Fenitoína. El AAS podría, a altas dosis, desplazar a la fenitoína de sus puntos de unión a proteínas, dando lugar a efectos tóxicos. Sin embargo, no suelen aparecer síntomas de dicha interacción, ya que la fenitoína libre sufre una redistribución en los tejidos, disminuyendo sus concentraciones plasmáticas. Se recomienda vigilar al paciente.- Griseofulvina. La griseofulvina podría disminuir intensamente la absorción del AAS, por lo que se recomienda evitar la asociación.- Heparina. Se ha descrito gran número de casos de pacientes en los que la administración de heparina junto con AAS daba lugar a una potenciación de los efectos anticoagulantes, con un mayor riesgo de hemorragias. Aunque se ha asociado heparina junto con AAS para reducir la mortalidad asociada a tromboembolismo postoperatorio, se debe evaluar el riesgo en cada paciente, y controlar sus parámetros de coagulación.- Ibuprofeno. Datos experimentales sugieren que el ibuprofeno puede inhibir el efecto dedosis bajas de AAS sobre la agregación plaquetaria cuando se administran de forma concomitante. Sin embargo, no hay evidencia clínica y es probable que no haya un efecto relevante con el uso ocasional de ibuprofeno.- IECA. Hay estudios en los que se ha podido comprobar un efecto antagonista de los AINE a dosis superiores a 1 g, sobre los IECA, debido probablemente a la inhibición de la síntesis de prostaglandinas, que presentan efectos vasodilatadores. Se recomienda realizar un control periódico de la presión arterial.- ISRS. Existe un mayor riesgo de hemorragia en general, y gástrica en particular, por lo que se recomienda evitar la asociación.- Litio. El AAS podría disminuir el aclaramiento del litio, aumentando el riesgo de intoxicación. Puede ser necesario un reajuste posológico.- Metotrexato. Se han descrito numerosos casos en los que la administración de AAS potenciaba los efectos del metotrexato. Los efectos podrían deberse al desplazamiento del metotrexato de sus puntos de unión a proteínas por parte del AAS, o por la disminución del aclaramiento renal por la inhibición de la secreción tubular. Este efecto es especialmente importante en pacientes ancianos con insuficiencia renal. Se recomienda extremar las precauciones, ante el riesgo de pancitopenia severa.- Nitroglicerina. En estudios farmacocinéticos se ha comprobado que el AAS podría aumentar los niveles plasmáticos de nitroglicerina hasta un 54%, quizás debido a una disminución del flujo hepático y del metabolismo de la nitroglicerina. Por el contrario, tratamientos prolongados con AAS dieron lugar a un aumento de las necesidades de nitroglicerina para un mismo efecto, quizás por disminución de la producción de prostaglandinas vasodilatadoras. Se recomienda vigilar al paciente.- Pentazocina. Se ha descrito un caso de toxicidad renal reversible del AAS al añadir pentazocina. Se recomienda evaluar la funcionalidad renal del paciente.- Sulfonilureas. La administración de AAS a altas dosis, superiores a 2 g, podría potenciar los efectos hipoglucemiantes de las sulfonilureas. Se desconoce el mecanismo, pero el AAS podría desplazar a las sulfonilureas de sus puntos de unión a proteínas plasmáticas, a la vez que podría reducir la eliminación renal de algunas de ellas, como la clorpropamida. Se recomienda monitorizar la glucemia, sobre todo al iniciar y terminar un tratamiento con AAS, reajustando la posología de la sulfonilurea si fuera necesario.- Uricosúricos. El AAS presenta efectos uricosúricos a altas dosis, superiores a 3 g, pero a baja dosis, se ha podido comprobar que puede antagonizar los efectos del probenecid o de la sulfinpirazona. Además, los uricosúricos podrían disminuir la eliminación del AAS. Se puede producir una acumulación de ácido úrico y del AAS. Se recomienda por tanto evitar la asociación.- Verapamilo. Se han descrito casos de potenciación de los efectos antiagregantes plaquetarios del AAS por parte del verapamilo. Se recomienda monitorizar al paciente.- Zafirlukast. En estudios farmacocinéticos se ha comprobado que el AAS podría aumentar los niveles de zafirlukast hasta un 45%, con el posible riesgo de toxicidad. Se recomienda vigilar al paciente.- Zidovudina. Se puede aumentar las concentraciones plasmáticas de zidovudina al inhibir de forma competitiva la glucuronidación o directamente inhibiendo el metabolismo microsomalhepático, pudiendo alcanzar niveles tóxicos. Se debe tener precaución. También aumenta la toxicidad del ácido acetilsalicílico.- Alimentos. En estudios farmacocinéticos se ha comprobado que la administración de AAS tras las comidas podría reducir la absorción hasta un 50%. Por lo tanto, si se desean efectos rápidos, se aconseja administrar el AAS en ayunas. No obstante, la administración con las comidas reduce el riesgo de irritación gástrica.- Alcohol etílico. Existe un mayor riesgo de daño gástrico, por lo que se recomienda evitar el consumo de alcohol, sobre todo en las 8-10 horas después de una dosis de AAS. Aquellos pacientes que ingieran más de tres bebidas alcohólicas diariamente, deberán evitar la utilización de AAS, sustituyéndolo por otro AINE.

REACCIONES ADVERSAS
Las reacciones adversas se describen según cada intervalo de frecuencia, considerándose muy frecuentes (>10%), frecuentes (1-10%), poco frecuentes (0,1-1%), raras (0,01-0,1%), muy raras (<0,01%) o de frecuencia desconocida (no puede estimarse a partir de los datos disponibles). - Hematológicas: Frecuentes: HEMORRAGIA (aumento del riesgo), hemorragia perioperativas, HEMATOMA, , HEMORRAGIA GINGIVAL, HEMORRAGIA GENITOURINARIA, HIPOPROTROMBINEMIA (con dosis altas). Poco frecuentes: ANEMIA. Raras: anemias post-hemorrágicas crónicas por causa de las hemorragias o sangrados ocultos, que va presentar síntomas típicos como ASTENIA, PALIDEZ, hipoperfusión. Muy raras: HEMORRAGIA CEREBRAL, especialmente en pacientes con hipertensión no controlada y que toman de forma concomitante agentes anticoagulantes. - Respiratorias: Frecuentes: ESPASMO BRONQUIAL paroxístico, DISNEA grave, RINITIS, ASMA, CONGESTION NASAL. Muy raras: ANAFILAXIA. - Digestivas: Frecuentes: ULCERA GASTRICA, ULCERA DUODENAL, MELENA, HEMATEMESIS, DOLOR ABDOMINAL, DISPEPSIA, NAUSEAS, VOMITOS. Raras: INFLAMACION gastrointestinal. Muy raras: PERFORACION GASTRICA - Dermatológicas: Frecuentes: URTICARIA, ERUPCIONES EXANTEMATICAS, ANGIOEDEMA, PRURITO. Frecuencia desconocida: EXCESO DE SUDORACION. - Hepáticas: Poco frecuentes: HEPATITIS (particularmente en pacientes con artritis juvenil). Muy raras: INSUFICIENCIA HEPATICA transitoria con AUMENTO DE TRANSAMINASAS. - Neurológicas/psicológicas: Frecuencia desconocida: CEFALEA, MAREO, CONFUSION. - Óticas: Frecuencia desconocida: TINNITUS, SORDERA. - Genitourinarias: Frecuencia desconocida: INSUFICIENCIA RENAL AGUDA, NEFRITIS TUBULOINTERSTICIAL AGUDA. - Generales: Poco frecuentes: SINDROME DE REYE ( en menores de 16 años con procesos febriles, gripe o varicela). En pacientes con historia de hipersensibilidad al ácido acetilsalicílico y a otros antiinflamatorios no esteroideos pueden producirse reacciones anafilácticas o anafilactoides. Esto también podría suceder en pacientes que no han mostrado previamente hipersensibilidad a estos fármacos.

CONSEJOS AL PACIENTE
- Se recomienda administrar el ácido acetilsalicílico después de las comidas. - Se aconseja evitar la ingesta de bebidas alcohólicas durante el tratamiento. - Si el paciente va a someterse a una extracción dental o cirugía de otro tipo, debe suspenderse el tratamiento 5-7 días antes de la intervención. - Se aconseja evitar la utilización de comprimidos masticables en los 7 días posteriores a extracciones dentales, tonsilectomías o cirugía de la cavidad bucal. - Si el dolor y/o la fiebre continúan tras 10 y 3 días respectivamente de tratamiento, se aconseja acudir al médico. - No utilizar en niños y adolescentes menores de 16 años. - Informe a su médico y/o farmacéutico si experimenta alguno de estos síntomas: * Ardor, dolor abdominal, debilidad general injustificada, sudor frío, mareo, hipotensión, vómitos sanguinolentos o heces negruzcas. * Pitidos en uno o ambos oídos o pérdida de audición.

SOBREDOSIS
Con dosis de más de 100 mg/kg/día durante más de dos días puede producir salicilismo. Se puede diferenciar entre toxicidad crónica y toxicidad aguda. Los signos de salicismo aparecen cuando las concentraciones plasmáticas de salicilato sobrepasan 300 mg/l.
- Síntomas: Los síntomas de sobreintoxicación son: mareos, vértigos, zumbido de oídos, náuseas, vómitos, sordera, sudores, dolores de cabeza y confusión, vasodilatación e hiperventilación, visión borrosa, y ocasionalmente diarrea. La vasodilatación y los sudores son el resultado de un metabolismo acelerado. Los síntomas de la toxicidad crónica pueden ser controlados reduciendo la dosis.
En la toxicidad aguda es la alteración en el equilibrio ácido-base lo que puede influir en la toxicidad de los salicilatos, cambiando su distribución entre plasma y tejidos. La presentación más común para los niños es la acidosis metabólica. La estimulación de la respiración produce hiperventilación y alcalosis respiratoria. La fosforilación oxidativa deteriorada produce acidosis metabólica. En los niños hasta cuatro años tiende a predominar el componente metabólico, mientras que en los niños mayores y adultos es más común la alcalosis respiratoria. La absorción del AAS puede verse disminuida debido a un enlentecimiento del vaciado gástrico, formación de cálculos en el estómago, o como resultado de la ingesta de preparaciones recubiertas entéricas.
- Tratamiento: No hay antídoto contra la intoxicación por salicilatos. En el caso de una sobredosis, el paciente debe mantenerse bajo observación durante por lo menos 24 horas, puesto que durante varias horas pueden no ponerse en evidencia los síntomas y niveles de salicilato en sangre. Se trata la sobredosis con lavado gástrico, diuresis alcalina forzada, administración repetida de carbón activado y terapia de apoyo con administración de fluidos y electrolitos. Puede precisarse la restauración del equilibrio ácido-base junto con hemodiálisis, en los casos agudos.

CONTRAINDICACIONES
- Hipersensibilidad a cualquier componente del medicamento, tal como ALERGIA A SALICILATOS. Se han descrito reacciones cruzadas de hipersensibilidad con otros AINE o con tartrazina, por lo que tampoco se aconseja en caso de ALERGIA A AINE o a colorantes azoicos. Estas reacciones de hipersensibilidad son especialmente frecuentes en pacientes con ASMA, POLIPOS NASALES o URTICARIA CRONICA IDIOPATICA, por lo que ante su gravedad, potencialmente fatal, se recomienda evitar la utilización del ácido acetilsalicílico en estos pacientes.
- ULCERA PEPTICA activa, crónica o recurrente, o en cualquier otro proceso que aumente el riesgo de HEMORRAGIA GASTROINTESTINAL, así como en pacientes con historial de hemorragia o PERFORACION GASTRICA asociada al tratamiento con ácido acetilsalicílico. El ácido acetilsalicílico presenta un efecto ulcerogénico, que aumenta el riesgo de hemorragia digestiva alta y perforación gástrica.
- ALTERACIONES DE LA COAGULACION, especialmente HEMOFILIA o HIPOPROTROMBINEMIA , así como DEFICIT DE VITAMINA K. El ácido acetilsalicílico ejerce un efecto antiagregante plaquetario, por lo que aumenta el riesgo de hemorragia en estos pacientes.
- Insuficiencia renal grave (CLcr < 30 ml/minuto) o hepática grave (Child-Pugh C).
- Niños menores de 16 años con procesos febriles, gripe o varicela, ya que en estos casos la ingesta de ácido acetilsalicílico se ha asociado con la aparición del síndrome de Reye.
- Tercer trimestre del embarazo.

PRECAUCIONES
- INSUFICIENCIA RENAL. Usar siempre la dosis menor que sea efectiva. El AAS se elimina por orina, por lo que en caso de insuficiencia renal podría producirse acumulación, con riesgo de intoxicación. Además, el AAS ha dado lugar en ocasiones a disminución transitoria de la funcionalidad renal, y cuadros como nefritis intersticial y síndrome nefrótico. Puede ser necesario un reajuste posológico. Se recomienda evitar su utilización en pacientes con insuficiencia renal grave (CLcr < 30 ml/minuto), así como en pacientes con niveles de albúmina disminuidos (Véase Contraindicaciones). - INSUFICIENCIA HEPATICA. Usar siempre la dosis menor que sea efectiva, debido a la acumulación del AAS que se metaboliza en el hígado. Además, en pacientes con insuficiencia hepática es más frecuente la aparición de hemorragias, debido a la disminución de la producción de factores de coagulación. Se recomienda evitar el empleo de ácido acetilsalicílico en pacientes con insuficiencia hepática grave (clase C de Child-Pugh) (Véase Contraindicaciones). - DIABETES. El AAS podría dar lugar a hipoglucemia cuando se administra a dosis elevadas. Se recomienda controlar los niveles de glucemia antes y después de un tratamiento a altas dosis con AAS. - DEFICIENCIA DE GLUCOSA-6-FOSFATO DESHIDROGENASA. La administración de dosis elevadas de AAS, superiores a 1 g diarios, se ha asociado en raras ocasiones con la aparición de anemia hemolítica, por lo que se recomienda extremar las precauciones. - HIPERTENSION ARTERIAL o INSUFICIENCIA CARDIACA no controladas. El AAS podría dar lugar a retención de líquidos, lo que podría empeorar estas enfermedades, sobre todo en casos en los que no exista tratamiento previo, o en los que éste no haya podido controlar la enfermedad. - GOTA. El AAS podría competir con los uratos en su eliminación, pudiendo aumentar sus niveles. Se recomienda precaución en pacientes con gota. - CIRUGIA. Se recomienda suspender la administración de AAS al menos 5-7 días antes de una intervención quirúrgica, incluidas las extracciones dentales, debido al riesgo de hemorragias durante la operación. Los comprimidos masticables no deben emplearse en los siete días siguientes a extracciones dentales, tonsilectomía o cirugía en la cavidad bucal. - Daño gástrico. Él ácido acetilsalicílico puede dar lugar a la aparición de erosión de la mucosa gástrica, que podría progresar a úlcera péptica, y en situaciones más graves a hemorragia gástrica y/o perforación gástrica. Esta reacción adversa puede aparecer en cualquier momento del tratamiento, incluso en pacientes sin historial de úlcera péptica, por lo que se deberá estar muy pendiente por si apareciesen síntomas, tales como ardor, dolor abdominal, debilidad general injustificada, sudor frío, mareo, hipotensión, melena o hematemesis. Las precauciones deberán ser mayores en pacientes con historial de úlcera péptica. En caso de aparecer síntomas de úlcera péptica o de hemorragia gástrica, se aconseja suspender el tratamiento (Véase Contraindicaciones). Se debe evitar el tratamiento concomitante con medicamentos que aumentan el riesgo de hemorragias, especialmente digestivas altas, tales como corticoides, antiinflamatorios no esteroideos, antidepresivos del tipo inhibidores selectivos de la recaptación de serotonina, antiagregantes plaquetarios, anticoagulantes. Se deberá interrumpir el tratamiento en caso de aparción de melenas, hematemesis, hipotensión, sudoración fría, dolor abdominal y mareos y acudir inmediatamente al médico. - Alcohol. No debe ingerirse alcohol ya que incrementa los efectos adversos gastrointestinales del ácido acetilsalicílico, y es un factor desencadenante en la irritación crónica. En casos de alcoholismo crónico puede provocar hemorragia gástrica. - ESPASMO BRONQUIAL. En caso de factores de riesgo pre-existentes como: asma, fiebre del heno, pólipos nasales o insuficiencia respiratoria crónica, se puede producir broncoespasmo e inducir ataques asmáticos u otras reacciones de hipersensibilidad. Asimismo, puede darse en pacientes con otras manifestaciones alérgicas, como reacciones cutáneas, picor o urticaria. - OTOTOXICIDAD. La utilización de ácido acetilsalicílico a altas dosis (3,9 g/24 h) se ha relacionado con mayor susceptibilidad de daño en el oído interno por el ruido, así como pérdida de audición y aparición de tinnitus. Parece que el efecto ototóxico del AAS podría relacionarse con los niveles plasmáticos, y ser reversible una vez estos se reduzcan. Los pacientes que usen dosis moderadas a altas de salicilatos deberían evitar la exposición a ruidos fuertes y/o protegerse los oídos de forma adecuada.

EMBARAZO
Categoría D de la FDA. Los estudios sobre animales con salicilatos han registrado efectos teratógenos y embriocidas. Los salicilatos atraviesan rápidamente la placenta. Estudios epidemiológicos sugieren un aumento del riesgo de abortos y de malformaciones congénitas (incluyendo malformaciones cardiacas y gastrosquisis). Durante el primer y segundo trimestre del embarazo, no se debería administrar ácido acetilsalicílico a menos que sea estrictamente necesario, con la dosis más baja posible y la duración del tratamiento lo más corto posible. Durante el tercer trimestre del embarazo, el uso de inhibidores de la síntesis de prostaglandinas puede exponer al feto a toxicidad cardiopulmonar (con cierre prematuro del ductus arterioso e hipertensión pulmonar) e insuficiencia renal, que puede derivar en fallo renal y oligohidroamniosis. Asimismo, puede exponer a la madre y al niño, al final del embarazo a una posible prolongación del tiempo de sangrado, efecto antiagregante que puede ocurrir incluso a dosis muy bajas y a una inhibición de las contracciones uterinas dando lugar a un retraso o prolongación del parto. El tratamiento crónico con dosis altas de salicilatos durante la fase final del embarazo puede prolongar y complicar el parto y aumentar el riesgo de hemorragia materna o fetal. Por consiguiente, los salicilatos sólo deben tomarse durante el embarazo tras una estricta evaluación de la relación beneficio-riesgo, estando contraindicados durante el tercer trimestre de embarazo. Estudios en animales han mostrado toxicidad reproductiva.

LACTANCIA
El ácido acetilsalicílico, así como otros salicilatos, se excretan con la leche materna en bajas cantidades. Existe riesgo potencial de efectos en la función plaquetaria del recién nacido, aunque no se han registrado con el uso de AAS. En general se recomienda suspender la lactancia materna en madres lactantes con terapia a largo plazo y/o dosis elevadas; sin embargo, se ha observado que dosis únicas ocasionales no parecen tener riesgo significativo para el lactante.

NIÑOS
El uso de salicilatos, particularmente AAS, en niños menores de 16 años con enfermedades febriles agudas, especialmente gripe y varicela, está asociado con el desarrollo de síndrome de Reye (encefalopatía de origen hepático, con elevado índice de mortalidad). Este síndrome es muy poco frecuente, únicamente aparece en niños y adolescentes. El riesgo desaparece una vez que dejan de tomarse el AAS. Por ello, como medida preventiva no se debe utilizar en esta circunstancia. Los niños con fiebre o deshidratados, también pueden ser más susceptibles a otras formas de toxicidad por salicilatos. Se recomienda control especial de los niveles séricos de salicilato en niños con enfermedad de Kawasaki, ya que las concentraciones terapéuticas de salicilatos en plasma pueden ser difíciles de conseguir al alterarse la absorción del AAS durante los estadíos febriles iniciales de la enfermedad; a medida que pasa el estado febril mejora la absorción por lo que si no se reajusta la dosis puede producirse toxicidad por salicilato.

ANCIANOS
Los pacientes geriátricos pueden ser más sensibles a los efectos tóxicos de los salicilatos, posiblemente debido a una menor función renal. Pueden requerirse dosis menores, especialmente para el uso a largo plazo.

NORMAS PARA LA CORRECTA ADMINISTRACIÓN
Se recomienda administrar el ácido acetilsalicílico después de las comidas o con leche, especialmente si se observa daño gástrico o en tratamientos prolongados. En los pacientes tratados con dosis elevadas de forma crónica, se sugiere administrar la mayor parte de la dosis total diaria a la hora de acostarse, junto con algún alimento.Los comprimidos masticables pueden tomarse con o sin bebidas.Los comprimidos efervescentes se disolverán en medio vaso de agua.Los sobres deben disolverse en agua, leche o zumos de frutas.Si el dolor continúa o empeora tras 10 días de tratamiento, o si la fiebre lo hace después de 3 días, se recomienda suspender el tratamiento y acudir al médico.

POSOLOGÍA EN INSUFICIENCIA RENAL
* ClCr < 10 ml/min: Evitar su uso.
* Hemodiálisis: Dializable (50-100%).

POSOLOGÍA EN INSUFICIENCIA HEPÁTICA
* Evitar en insuficiencia hepática grave.

ADVERTENCIAS ESPECIALES
>> No utilizar en niños menores de 16 años ya que el uso de ácido acetilsalicílico se ha relacionado con el Síndrome de Reye, enfermedad poco frecuente pero grave. - Se recomienda controlar la glucemia en pacientes diabéticos que reciban dosis elevadas de ácido acetilsalicílico. - Se recomienda controlar la funcionalidad renal y el hematocrito en pacientes que reciban altas dosis de salicilatos durante períodos prolongados de tiempo. - En pacientes tratados con anticoagulantes orales o con heparina, es aconsejable monitorizar la coagulación. - Es aconsejable controlar la presión arterial en pacientes hipertensos, debido a que el AAS podría interferir con los efectos de muchos fármacos antihipertensivos. - El ácido acetilsalicílico ha dado lugar a ototoxicidad. Vigilar síntomas de daño del oído, como tinnitus o pérdida de audición.

Consultas Online

Abierto 24h, 7 días a la semana para realizar sus consultas online de forma rápida y sencilla

Consultas Telefónica

Apostamos por la atención personalizada. Si tiene alguna duda o desar reservar algún producto, llámenos sin compromiso.

957 944 601 LUNES A VIERNES: 09:30h a 14:00h / 17:30h a 21:00h