Crema para Piel Irritada, Sensible y Escoceduras

Mostrando 1 - 20 de 98 productos
filtros ☰

En esta sección encontrarás todo lo que necesitas para el cuidado de la piel más delicada.

Tratamientos para rosacea, cuperosis, piel con rojeces... formulados con activos ultrasuaves, sin aditivos agresivos y agentes calmantes.

Buenas marcas como Bioderma, La Roche-Posay, Avene, Rosacure, Basiko Kuperox y muchas más

Envío gratuito por compras

superiores a 59€ (península)

Tus productos en casa

en sólo 24 - 48 horas*

Pago 100% seguro con

tarjetas

Devoluciones garantizadas

en 14 días naturales

¿Qué es la piel sensible y que las caracteriza?

La piel sensible es cualquier tipo de piel: seca, grasa o mixta  que reacciona de manera excesiva, más fuerte o más rápidamente a un factor externo o interno que generalmente es bien tolerado por una piel normal. Esta puede manifestarse de varias formas:

Factores endógenos: factores únicos y propios

  • Fototipo: Los fototipos I y II  son pieles blancas y finas que se enrojecen con facilidad son mas propensas a tener una piel sensible
  • Existencia de algunas patologías: afecciones cutáneas, como  dermatitis seborreica, acné, rosácea, cuperosis, entre otros
  • Ansiedad y depresión

Factores exógenos: Factores externos

  • Cosméticos inadecuados:  productos de cuidado y de limpieza incorrectos. El peeling o una intervención con láser pueden llevar a la piel a reaccionar rápidamente
  • Factores ambientales: el frio, el sol, el viento que  generan reacciones inmediatas
  • Modo de Vida: comidas, alcohol, estrés

¿Sabes las diferencias entre lo que es una  piel sensible y una piel sensibilizada?

Se considera una piel sensible, una piel, que se enrojece con facilidad y presenta irritaciones y picores. Es una piel alterada y muy frágil ante agresiones externas como la contaminación, los cambios bruscos de temperatura, una alimentación inadecuada, la falta de sueño, el cansancio, y otros factores asociados al estado emocional y psíquico como el estrés, la ansiedad, la depresión, etc

A veces, esta sensibilidad es exagerada, la piel no se calma con ninguno de los productos hidratantes utilizados habitualmente. No soporta nada y como resultado se transforma en alérgica.

Por otro lado, la piel  puede  estar sensibilizada  y no tener ninguna patología dermatológica, siendo  una característica que vaya asociada a alteraciones, estimulos producidos por ciertas intolerancias a productos de higiene de uso diario que estimulan y producen verdaderas alergias siendo responsables de la aparición de un eczcema o urticaria.

¿Cómo cuidar la piel sensible?

  • Reducir el riesgo de intolerancia con cosméticos hipoalergénicos y no comedogénicos
  • Proteger, purificar e hidratar con productos  de cuidado  con mínimo de ingredientes, sin parabenos, sin alcohol
  • Evitar la exposicion prolongada al sol y siempre usar un fotoprotector
  • Calmar las irritaciones y las rojeces, restablecer el confort cutáneo y reforzar la función barrera de la piel
Copyright © 2010-2021 Farmacia Barata S.L. Todos los derechos reservados.